PENSAMIENTOS

De la infancia....

“Todos los habitantes del planeta somos consecuencia de la niñez”
“Nací en un lugar donde la arena brillaba como oro, donde todo se veía dorado por el sol. Y la playa era de un ocre amarillo que aparece constantemente en mis trabajos”.

De los niños....

“Los niños deben jugar hasta que se cansen. Que jueguen, que se peleen, para que no sean pusilánimes el día de mañana; para que sepan dónde está la mentira, la verdad; dónde está la libertad y la vida”
“Desde el mirador que había elegido entre las piedras y el abismo, me sentaba a contemplar fascinado el efecto del crepúsculo sobre un cielo que no siempre es gris y que se incendia con naranjas, azules, violetas y grises, blancos que se confunden con los rojos y que produce un efecto alucinante y que no se repite jamás”.
“Como los niños de hoy que se enloquecen frente a la televisión y los dibujos animado y los juegos producidos por el internet, yo salía de mi casa a las cinco de la tarde a contemplar el crepúsculo en la gran pantalla del litoral; ahí sentado pasaba sendas horas hasta que el sol se ocultaba y veía tristemente como este fenómeno maravilloso iba desapareciendo por los efectos de la noche”.
“Mi conclusión es que el ser humano, el niño, hombre o mujer que viene al mundo, es el ser más desprotegido del universo, depende del lugar, del ambiente donde da sus primeros hálitos de vida. Si esa criatura hombre o mujer nace en un ambiente de miseria y de promiscuidad, es probable que no tenga futuro. Por otro lado, si tiene la fortuna de nacer en un ambiente donde hay armonía y hay verdadero amor por los niños, esa criatura está salvada. No depende pues de la educación ni del trabajo que se hace a posteriori, en la infancia está todo el germen de nuestras alegrías y de nuestras desdichas; ahí, en la infancia, la vitalidad o amor a la vida se desarrolla o se niega. Yo tuve la suerte de ser un niño que nació en una atmósfera de armonía, de ternura y de tolerancia”.

De su trabajo....

“Mi trabajo tiene mucho que ver con el arte popular, de él se nutre y a través de él trato de manifestarme”
“Mi trabajo parte del legado de una cultura milenaria. Puedo decir que mis primeros retablos son la síntesis de estas ideas”.
“Yo soy de la costa, pero vivo enamorado de la cultura precolombina que viene más de los Andes”

De su serie El Bestiario....

[…] El artista no debe hacer cosas para contentar, para agradar al público, porque parece que lo que le encanta al público es que le hagan cosas para que ellos se sientan gozosos de esto, en determinados medios. Yo creo que el artista debe sacudir el ambiente, hacer algo que realmente preocupe, que haga pensar a la gente, hacerla sentir que no sólo producimos cosas bellas. Así nació el Bestiario. Me propuse hacer animales agresivos, desagradables en su expresividad, con un fuerte ingrediente erótico, definido y quise que la gente los rechazase por su apariencia grotesca, feroz y sensual. Allí trabajé con chatarra. Todos los domingos iba a La Parada y me venía con una camioneta llena. Luego, me ayudaba un sobrino que la recogía. Los proveedores sabían qué materiales necesitaba y me los enviaban. […]
Mazzeto, Mario. Delfín: gracias por el fuego. "Suceso”, Revista dominical de Correo: Lima, 4 de agosto de 1974. p. s/n.

Del arte....

“El arte es una cuestión de fe y las convicciones no se derrumban nunca”.
“El arte es una pasión y esa pasión nace con uno, nace como ser sordo, como ser mudo. Es algo que viene en los genes”.
“Uno no pinta para vender, pinta por placer”.
“He practicado muchos oficios, como todo hombre que se respeta, pero la vocación por trabajar como artista ha sido más fuerte que todo”
“No sólo me interesa el arte, sino la vida. La pasión por la vida en su profundidad o superficialidad, en su trascendencia o intrascendencia, en su dolor o en su alegría, es lo que me importa captar y expresar”.
“Mi formación cultural en sentido estético la adquirí en la Escuela de Bellas Artes.”.
“Todo es motivación para el artista. Los animalitos haciendo el amor invitan a graficarlos; la sonrisa de una mujer invita a hacer un cuadro; la página de una atrocidad cometida por los uniformados produce un grabado de protesta. Una flor, un colibrí, inspiran una joya. Sólo hay que estar atento”
“Cuando pinto un pájaro, puede tener un ala más, un color más, puede ser de cabeza más pequeña y un cuerpo inmenso, de unas alas descomunales, no hay medida, hay libertad”.
“Yo me remito a la naturaleza para explicarme la razón de la creación. La naturaleza no es lineal; es tan pródiga, que nos ayuda a desarrollar nuestras capacidades como seres humanos y nos permite descifrar el encanto, la maravilla de la vida”.
“En cuanto a los temas, son para mí como estados de ánimo, y el mejor pretexto para expresarlos son .los animales, especialmente las aves. A través de ellas puedo trasmitir todo un registro de emociones, desde la tranquilidad y la paz, hasta la desesperación y la violencia”.
“Esos nombres tan sugestivos como Pavo Real, Ave del Paraíso, Albatros, Pájaro Niño, han alimentado mi fantasía desde mi infancia”.
“Toda obra de arte es una lección, por eso considero muy necesario que haya un museo de arte contemporáneo.”

De los animales

“Mi afición por los animales ha sido tan fuerte que cuando empecé a viajar por el mundo, después de visitar los museos, visitaba los zoológicos para ver a los animales de cerca”.
“Me gusta contemplar la mirada de las aves rapaces; la fuerza que tienen los gavilanes y los buitres en su mirada; la poderosa e incisiva mirada que tienen las águilas, que es tan fuerte, que obliga al espectador a bajar la vista”.
“Una mañana, Any, mi compañera, viendo mis bocetos de las Aves de América, me preguntó: “¿De dónde sacas tantas imágenes de pájaros?”, “de mis recuerdos” le respondí.

De la belleza....

“Todos tenemos la obligación de embellecer la ciudad donde vivimos. Aunque parezca increíble, la belleza también sirve para frenar a la violencia. No creo que llegue a neutralizarla del todo, pero el individuo más violento siente algo especial ante la belleza y sus ímpetus de destrucción o de maldad se morigeran; afirma el escultor el día que donó el ave de concreto armado “Paloma de la Paz” a la ciudad de Lima.

De la creatividad....

“He repetido varias veces que dedicarse a la creatividad no es una carrera ni es una profesión, es un virus que penetra dentro del elegido como una especie de enfermedad incurable”.
“La creatividad no es patrimonio exclusivo de ningún grupo, clase o sector, es un atributo que todos pueden desarrollar”
“… la creación es algo muy dinámico. No puedo concebir la creatividad si no es experimentando constantemente. No puedo estar con una fórmula mucho tiempo, soy muy voluble.”

De la cultura....

“La cultura es la llave para salir de la mediocridad y el subdesarrollo”.
“Yo me ganaba la vida como obrero de construcción. De no ser por la “Escuela de Bellas Artes”, hubiera acabado a duras penas como capataz”
“La cultura se traduce en el apoyo a la edición de libros, a la promoción de la lectura, a todas la bellas artes, a la ciencia y la tecnología, incluyendo bibliotecas y museos”.
“Yo voy a las muestras colectivas más humildes, donde están los estudiantes. Yo estoy con los marginados”

Del planeta....

“La transformación del planeta nos hace pensar qué va a pasar con el agua, con el calentamiento de la tierra, con los bosques…”
“Lo primero que hago –como quien reza- es regar mis plantas por la mañana”.
“Estamos en el preludio de un caos en el planeta, y participo del desasosiego de la humanidad. Siento como un gran vacío a mis pies y lo trato de llenar con mi trabajo”.
“La casa, mi casa, es como mi piel, es un estuche, el espacio en el que mis sueños se hacen realidad”

Del amor....

“Me mantengo bien físicamente porque toda mi vida he vivido enamorado de alguien. El amor me purifica”.

De lo social....

“El paisaje social es deprimente”.
“No deberían existir ejércitos, me parece la peor calamidad, algo que mantiene en vilo a los países”
“En nuestra vida bohemia cuando ya no había timbre que apretar, puerta que tocar, y el hambre y la necesidad de algo caliente en las frías noches de invierno de Lima, el último recurso era acudir a la generosidad y comprensión de la señora Mercedes”.
“A veces pienso que sin el soporte afectuoso y sin el apoyo definitivo, desinteresado de doña Mercedes, hubiera sido más dura la tarea de sobrevivir en Lima y en mi país donde los artistas sieguen siendo marginados del Estado y de las clases dominantes”.
“No puedo desligarme de mi entorno, por eso, más que cautivar, agradar o complacer al público y halagar sus gustos pequeñoburgueses, me interesa sacudir el ambiente, hacer pensar a la gente; sacudirla de su frivolidad, de su indiferencia; mostrarle lo que sabe que existe, pero que no quiere ver; hacerla, en lo posible, tomar conciencia de su realidad”.
“La sirena sólo le ofrece su canto a los aventureros que arriesgan su pellejo, a los creadores, a los alucinados, a los artista”.

De la muerte....

“Asumir la vida con plenitud y ansias de vivir es estar consciente de la propia muerte”
“Hace unos días me dormí pensando en la muerte. Me pregunté cómo va a ser, cómo viene, de qué manera se anuncia. Porque la muerte no viene de porrazo. Uno va perdiendo la vista, va olvidando las cosas; también los amigos se van muriendo, que es una manera de decirnos a ti también te va a llegar el día”
“El viejo lobo de mar contempló el océano por milésima vez, ese mar que le había servido de ruta durante mucho tiempo. Bajó a la playa acompañado por su sombra, por el canto de las olas y el aleteo de las gaviotas. Detrás de él no quedaría sino una espuma de recuerdos, un oleaje de puertos, de ciudades, de rostros y de voces. Tendría que olvidar para no hundirse en el mar de la nostalgia, en el crepúsculo de la melancolía, en el ciclón de la desesperanza”

De la vida....

“…La vida es una maravilla… Vivir es lo más fabuloso que tenemos. Por eso todos los días estoy frente a mi caballete, o haciendo una escultura u oyendo música o sembrando mis plantas, porque a mí me encanta el jardín”.
“… Yo soy un individuo enamorado de la vida, muy amoroso y mis amigos me quieren y yo los amo. Es hermoso llegar a su casa y tener veinte cartas de los amigos queridos. Siento profundo cariño por los seres humanos. Siento que ya no necesito más amigos, estoy bien con los que tengo. Cuando me presentan gente nueva, tengo un poco de temor, porque los llego a querer. Y eso no me gusta pues estoy bastante lleno de lo que tengo. Y no crea que son amigos de éxito, son gente modesta, que me conoce hace treinta años”.
“De la vida no espero nada. No espero ni premios ni becas ni recompensas, porque la labor que ejecuto todos los días me da tanta satisfacción que me siento recompensado y altamente gratificado”.
“Si alguna factura tengo que pasar a la vida es una enorme cifra de agradecimiento porque he sentido la dicha en mi pellejo, he conocido el placer de la carne, he disfrutado la alegría de la amistad, he visto otros mundos y me he llenado los ojos de las bondades de la naturaleza, y he saboreado manjares exquisitos, y he amado a mi familia, a mis hijos, a mis amigos, a mi patria, y los sigo amando.”

De sus 83 años....

“A los 83 años de existencia, tengo muchos motivos para amar la vida, para disfrutarla mejor”
“A los ochenta y tres años camino con una mochila ligera de peso, me he despojado de todos los prejuicios posibles: trato de vivir de acuerdo a lo que pienso y a lo que digo; me he desposeído de esas creencias de que hemos venido a competir con los demás, a demostrar que somos los mejores en nuestras actividades, a pretender que mientras más poseemos más importantes somos, a suponer que somos nobles sin demostrarlo en la práctica y que somos valientes cuando afrontamos situaciones difíciles. Todo eso no es más que parte del oficio de vivir”.
“De joven, mis jornadas eran interminables, podía pasar cuarenta y ocho horas despierto. A los ochenta y tres años tengo la sensación de que el día pasa con una fugacidad increíble. Entonces me he propuesto dejar, al final de cada tarde, por lo menos, un dibujo hecho, unas palabras escritas, algún proyecto terminado. Al día ya no le perdono nada, sería ridículo que lo hiciera”.
“He sido un navegante solitario, pero con el viento a su favor, un navegante que la marea ha llevado a puertos o playas llenas de alegría y de placer”.