Mi padre, que tenía unas manazas de herrero, jamás me puso la mano sino para acariciarme, para contemplarme como si fuera una joya. Quizá porque yo era el menor de todos.  Ver más